Cuando se realiza una rehabilitación integrada, se suele intervenir sobre la carpintería exterior, bien para mejorar la eficiencia energética del edificio, en el caso de doblar ventanas, instalar toldos o aleros, o bien reforzando los elementos metálicos externos para evitar accidentes y mejorar la estética en general, como es el caso de la instalación de nuevas ventanas, barandillas, cubre tendederos o puertas de acceso al inmueble o a cuartos de instalaciones.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted